Gracias Rosa Silverio, tus palabras son aliento para seguir trabajando